Se centra en la definición de un Modelo de Gestión de la Experiencia del Cliente que permite divulgar y proponer buenas prácticas que resultaron exitosas a nivel mundial y sirve a las organizaciones para medir su nivel de gestión en Experiencia del Cliente y proponer planes de mejora.