Ignacio Peña, reconocido empresario, asesor estratégico y activista de la Innovación y el emprenderudismo fue convocado por EXE para compartir sus ideas que, por cierto, resultaron tan disruptivas y desafiantes como se esperaba.

 

Inicio su charla con una pregunta a la audiencia: ¿Quién hoy no es Kodak? La mayoría levantó la mano….TODOS SOMOS KODAK. Hoy vivimos un tsunami impulsado por la tecnología disparo.

Energías renovables, realidad aumentada, internet de las cosas, nuestro cuerpo, inteligencia artificial son solo algunos de los desafíos de este siglo

La inteligencia artificial hoy maneja una masa de información tal que genera y permite varias capas de análisis sobre las cuales construir.

Las computadoras están creando y pueden aprender un juego de estrategia en dos semanas.

Los sistemas de inteligencia llegan a nuestras casas, se aplican en el diseño de soluciones o en medicina para diagnosticar enfermedades mejor que los humanos.

La robótica está empezando a generar desafíos sociales. Cada vez es más económica, accesible y flexible (autos inteligentes, drones dispuestos a pasear perros o pasajeros…)

La biología sintética está económicamente cada vez más al alcance de todos. Nano partículas, nano robots o nano antenas que pueden recorrer y transformar nuestro cerebro.

Ya desarrollan productos sustitutos que afectarán nuestra economía como país productor de materia prima e inexorablemente impactarán nuestras empresas. Ejemplos de esto: el grafeno superior al acero; un alimento sintético capaz de reemplazar la soja en la alimentación animal o la energía renovable – eólica, solar, nuclear – son sólo muestras de la capacidad disruptiva.

Y esto es solo el inicio. A la transformación del siglo XIX, le siguió la del XX con petróleo, gas teléfono, aluminio etc. y a esta la del XXI impulsada por la tecnología, las energías renovables, los materiales, etc. Todas las industrias van a ser transformadas.

En este contexto cualquier posición aparentemente inexpugnable puede transformarse rápidamente en una empresa del pasado.

La inevitabilidad y la aceleración, características distintivas de estos tiempos, imponen rápida concientización y preparación para pensar en grande.

El modelo latinoamericano, efectivo en el pasado, fue copiar lo que tuvo éxito. Esta estrategia hoy significa quedarse en el pasado.

La respuesta correcta es un salto cuántico y abrupto. Implica cambiar la manera pensar y ver el mundo, facilitando la reinvención como individuos, como empresarios y como nación.

Para comenzar, la información disponible en google nos permite contactarnos con los centros de innovación del mundo, los que fijan la tendencia, para luego preguntarnos qué sigue. Es como nos preparamos/adaptamos.

Singularity University, EEUU, Israel, las alianzas en investigación y desarrollo con Universidades o la lectura de Exponential Organizations, son solo parte de nuestra caja de herramientas que pueden ayudar a despertar la curiosidad, evitar la tentación de quedarnos en la zona de confort y simultáneamente alentar el pensamiento en grande, en el futuro en forma transdiciplinaria y global.

Estas nuevas perspectivas nos ayudan a cambiar desde adentro hacia afuera para poder luego ayudar a transformar a nuestro equipo.

La transformación física de los espacios preparándolos para el coworking, los equipos trabajando en temas interesantes, las pequeñas inversiones en start ups, la exploración de los mercados adyacentes, habilitar a otros y celebrar los resultados en forma meritocrática, son herramientas necesarias para ayudar a encender la llama de la innovación continua.

Las nuevas generaciones buscan un propósito y promover la participación; el pensamiento crítico y la conciencia en la búsqueda de soluciones de impacto para la sociedad no solo se los da, sino que aumenta la probabilidad de oportunidades en un mundo con escasez de empleo. Ganar-ganar, para la persona, la empresa y la comunidad.

En síntesis, nuestras organizaciones han sido pensadas jerárquicas, centralizadas y cerradas para un contexto estable que no volverá.

La globalización, la introducción y proliferación de tecnologías exponenciales y los cambios en la sociedad hacen mandatorio un cambio de visión de los negocios que re alinee nuevamente la organización con su entorno, condición imprescindible no solo para surfear sino más aun para aprovechar las ventajas que sin duda presenta la era de la disrupción.

Maica Palacios
Tesorera FPNC

Los invitamos a ver las imágenes del desayuno haciendo clic aquí, y a seguirnos en nuestra página de Facebook para acceder a todo nuestro contenido y novedades.

Novedades relacionadas