La conferencia de Rubén se inició con un breve recuerdo acerca de  sus intereses profesionales: su paso por Filosofía, Psicología y Abogacía, que no lograron atraerlo suficientemente. Su padre odontólogo y su madre bioquímica formaron una familia de clase media. El abuelo, proveniente de Rusia a principios del s. XX, se dedicó a los rubros de almacenes mayoristas y exportación de cereales. Su padre, al dejar la profesión, también se dedicó a negocios de importación y exportación, lo que seguramente marcaron las futuras actividades de Rubén.

Comenzó su carrera laboral en el rubro inmobiliario, pero pronto se volcó a la importación de alimentos a pequeña escala, comenzando con un capital de USD 10.000, a la que se sumó su padre. Como un adelanto del futuro, se encontraba Continental, que distribuía en ese tiempo la marca Sony en una edificio lindante.

Hoy, al frente de la empresa Newsan, con más de 25 años en el mercado, factura anualmente entre USD 1.500 y 2.000 millones de dólares. El Grupo posee ocho plantas industriales y su actividad pesquera ocupa unas 3000 personas y 2.800 de terceros exclusivos. Actualmente, el patrimonio neto de la firma es del orden de USD 400 millones.

La adaptabilidad a los cambios marca la trayectoria de Rubén. En sus comienzos en la electrónica, tras una colaboración con un tío que producía aparatos, comenzó a importar productos Sansui con gran éxito. Con el cierre de las importaciones y la creación del área de Tierra del Fuego para la promoción industrial, comienza la etapa industrial, adquiriendo un edifico industrial en Río Grande, junto a su tío. Al tiempo vendió esas instalaciones a Philips y firmó un convenio con Continental para producir aparatos en Ushuaia, una apuesta que resultó extraña a la luz de los industriales de Río Grande.

Hoy se cuenta en Ushuaia con seis plantas, en particular una de inserción robótica de componentes que supera a algunas del rubro en China. Los productos propios, Noblex, Philco, Atma y Siam se complementan con terceros como Motorola, LG y Huawei. Frente a la restricción de importaciones de años pasados, Rubén fundó una fábrica de pequeños aparatos domésticos en Campana y en los planes se cuenta, a futuro, incursionar en el rubro de las motocicletas.

Frente a la necesidad de generar divisas para las importaciones de componentes destinados a Ushuaia, se adquirió una empresa pesquera que actualmente exporta anualmente unos USD 250 millones. Posee los mayores frigoríficos de Chubut y opera con barcos de propiedad del Grupo. Y al presente y volviendo a sus orígenes, ha creado otra unidad de negocios que exporta maní y frutas secas, mientras que incursiona en España relacionándose con empresas energéticas y fotovoltaicas.

Las actividades de Tierra del Fuego son consideradas, a menudo, como un mero ensamblaje, pero debe considerarse que en la técnica productiva de grandes industrias, como la del automóvil o la de la aviación comercial, la planta ensambla componentes llegados de múltiples orígenes y donde la integración vertical se ha reducido a sólo unos pocos componentes críticos. En el caso de la electrónica de consumo –los circuitos integrados como principal recurso– se producen en muy pocos lugares del mundo.

Respecto al régimen impositivo de la isla se contemplan exenciones al impuesto al valor agregado, a las ganancias y a los aranceles de importación, contrapesado por impuestos internos de la isla. Parte de esas exenciones son pasadas a precio, y el costo fiscal total del régimen es aproximadamente de unos USD 200 millones anuales, cifra muy inferior a la de conocimiento público de USD 1500 millones.

Volviendo a su trayectoria, Cherñajovsky ha salido progresivamente de la operación de la empresa y sólo participa como Presidente del Directorio. Esto hace que actualmente esté fuertemente ocupado en la preparación de los protocolos de sucesión familiar, tanto en los aspectos legales como en los políticos, ya que se cuenta en la operación material con un equipo totalmente profesional desde hace tiempo.

Como reflexión final, Rubén menciona la incipiente corriente aperturista del gobierno hacia Europa cuando reflexiona que, a contracorriente, ya comienzan claros signos de contrapeso a la actual globalización y piensa que en general el país está unos 15 años atrasado y en su opinión, la Argentina requiere la pronta delineación de grandes políticas con un horizonte de similar alcance, que se sostengan con el paso de los gobiernos y que nos permitan ser, a futuro, competitivos en el mundo.

 

Ricardo Gutierrez Krüsemann

Director del ITBA

 

Los invitamos a ver el video del desayuno haciendo clic aquí, y a suscribirse a nuestro canal de YouTube para acceder a todo nuestro contenido multimedia.

Novedades relacionadas